95 266 62 21
95 266 62 21

Pregunta

Tengo 29 años y llevo aproximadamente un mes con, parece ser, ansiedad. Tuve que ir a Urgencias por las taquicardias, allí me hicieron electros, después en mi Centro de Salud me han hecho más pruebas (hormonas tiroideas) y todo está bien. Analítica perfecta. Me han recetado Alprazolam, llevo dos cajas y tengo ratos regulares, malos y algunos breves buenos, casi como estaba antes de comenzar la ansiedad. Lo peor son las noches, necesito dormir acompañada, con radio, música, a veces luz encendida y aún así hay noches que no pego ojo.

Siento una angustia constante, un nudo en el estómago que me paraliza, taquicardias, sudoración, los temblores y la sensación de ahogo parece que con la medicación los controlo; pero sigo teniendo esa sensación de nerviosismo que todos sentimos, por ejemplo, antes de un examen, pero multiplicada por 100. Igual que una vaca a punto de morir en el matadero.

Hace un par de años perdí a un familiar muy cercano y desde entonces me he vuelto un poco paranoica con las enfermedades, lo que se ha agravado con la enfermedad de otros dos familiares actualmente, sobre todo uno de ellos. Veo enfermedades por todas partes.

Lo que peor llevo son las taquicardias, me paso el día acelerada, empiezo a pensar que tengo algo malo en el corazón y voy a morir en cualquier instante. Me han derivado a Cardiología, pero mi doctora de Familia me ha dicho que me quede tranquila. También me han derivado a Psiquiatría, pero la cita es para dentro de un mes y no sé si voy a aguantar tanto tiempo así. Tampoco quiero hacerme dependiente de la medicación y no sé cómo funcionará el Servicio de Salud Mental de la Seguridad Social.

Había pensado buscar ayuda psicológica por mi cuenta durante este mes y luego probar suerte en la Seguridad Social, pero supongo que ser atendida por dos profesionales puede resultar incompatible y contraproducente.

¿Qué me recomienda? Ya no sé si la ansiedad la produce mi cabeza o me pasa algo de verdad. No puedo continuar así.

Gracias por su atención, un saludo.

Respuesta

Lo más probable es que en cardiología no aparezca nada (aunque siempre es adecuado realizarse pruebas médicas para descartar otras patologías) y finalmente padezcas un "trastorno de pánico" o lo que se suele llamar comúnmente "ataques de ansiedad". Este trastorno lo padecen normalmente personas sanas, tanto física como psicológicamente. Es el trastorno más común en psicología (la gente no suele contarlo), o por lo menos el que más demandan en consulta. Paradójicamente, tiene un gran inconveniente, pero a la vez una gran ventaja. El inconveniente es el sufrimiento que se padece, pero la ventaja es el buen pronóstico que tiene en la gran mayoría de los casos.

En un ataque de ansiedad siempre se parte de un síntoma menor (por ej. en tu caso, una leve taquicardia), inmediatamente la notas por una sensibilidad recién adquirida (muertes y enfermedades cercanas), y entonces esa leve taquicardia, que en un principio era de origen normal (por ej. una digestión pesada), se convierte en la mecha de la dinamita, aumenta el ritmo cardíaco y aparecen las primeas ideas de alarma: "será un infarto?", "a ver si los médicos no han dado con mi problema?" y rápidamente esto provoca más síntomas visibles como por ejemplo: más taquicardia, sudores, temblor de piernas, sensación de falta de aire, etc. Esto implica más alarma todavía porque vemos a nuestro cuerpo con una reacción que no acostumbramos y se van como reforzando nuestras ideas de pánico, sobre la posibilidad de un infarto, y así durante varios minutos, hasta que la persona que lo sufre por primera vez termina casi siempre en el servicio de urgencias.

Después de todas las pruebas y varios ataques más (no suelen ser tan intensos como el primero), la persona va asumiendo que su problema es ansioso, pero aparece un rescoldo casi peor: el miedo al miedo. Es decir, a que aparezcan los síntomas y perdamos el control. En esta etapa no desaparece totalmente la idea de poder tener una enfermedad, aunque suele sentirse más puntualmente, y el convencimiento en frío no es tal. En otros casos, en lugar del miedo al infarto, puede darse miedo a volverse loco, a desmayarse en público, etc.

La medicación no cura este trastorno, si no que ayuda a sobrellevarlo. Lo que hace es bajar la intensidad de los síntomas visibles, y entonces el bucle anteriormente citado se reduce en intensidad y velocidad. Pero es una medicación que genera a la larga una dependencia, por lo que no se debe concebir como un tratamiento en sí mismo.

Puedes superar tu problema cambiando la perspectiva que tienes sobre tus reacciones. Si dejas de huir de tu interior y aceptas la reacción de miedo como algo más naturalizado, ya tienes gran parte de la solución. Cuando aparezca el miedo, no intentes relajarte, no intentes cambiar tu estado, ni si quiera intentes pensar en otra cosa, si no que te pido como experimento que te observes sin tocar nada, tal como viene. Dedica 10 minutos a notar cómo se despliega la cadena de síntomas, o como van y vienen. Asume que no hay control sobre lo que sientes, que el único control es sobre tu acción: no hagas nada, simplemente siéntate -si estás en una situación que te lo permita- y dedícate a sentir lo que venga y a concentrarte en lo que notas. Al cabo de esos diez minutos, haz lo que creas conveniente.

 

Recuerda que la ansiedad no es un enemigo, si no más bien un mensajero a tu servicio que a veces se altera y se equivoca en la intensidad que la situación requiere. 


Este trastorno no está relacionado con una personalidad débil, ni nada parecido. Le puede ocurrir a cualquier tipo de persona. El miedo es una reacción común a todas la personas, y de lo que se trata es de "limar" la sensibilidad que se haya disparado con el trastorno y que existía previamente sin darnos mucha cuenta.

Si tu problema persiste, no dudes en acudir a un psicólogo. Inicia una terapia, y en poco tiempo verás como superas los ataques, cambia tu estado de ánimo, tu autoconfianza, etc.

Contacto


C/ Córdoba 40 1º 110

29640 Fuengirola

 

Correo electrónico: mendozaks@cop.es


También puede llamarnos al teléfono: 95 266 62 21

 en redes sociales :